El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo, no ha admitido a trámite la demanda presentada por la Asociación de Víctimas de la Talidomida (Avite), que denunciaba la vulneración de sus derechos fundamentales en el proceso judicial seguido en España desde 2012.

Según informó Avite este lunes, este Tribunal les comunicó en un escrito que “reunido el 27 de junio de 2017 en un comité de tres jueces, ha decidido declarar inadmisible su demanda presentada el 16 de diciembre de 2016 y registrada bajo la referencia mencionada, al no cumplirse los requisitos exigidos en el Convenio”.

“Este Tribunal”, añade, “no observa ninguna apariencia de violación de los derechos y libertades garantizados por el Convenio o sus protocolos”, por lo que, “esta decisión es definitiva y no puede ser objeto de recurso alguno ante este Tribunal”.

Ante esta notificación, el presidente de Avite, José Riquelme, aseguró que “hoy acaba el camino con la sinrazón y el despropósito internacional (ya no nacional) por bandera. El sistema que nos ocultó los hechos, nos declara definitivamente prescritos, ya no hay más puertas a las que llamar reclamando justicia, nuestras mutilaciones han prescrito, mañana nuestros brazos y piernas ya habrán crecido y podremos acometer la parte final de nuestras vidas como un ser humano normal, eso dicen la Audiencia Provincial de Madrid, el Tribunal Supremo, el Tribunal Constitucional, y ahora el de Derechos Humanos de Estrasburgo”.

“El Gobierno de España, liderado por Mariano Rajoy, como presidente del Gobierno, su ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, y el secretario General de Sanidad, Javier Castrodeza, tienen ahora la última palabra y la pelota en su tejado, y si quieren, pueden ayudarnos, puesto que solo queda única y exclusivamente la reparación política en España. De ellos depende”, concluyó.