Expertos en seguridad vial defendieron hoy que la Administración adopte medidas para mejorar la conducción por parte de las personas mayores, especialmente en el ámbito de la vigilancia y refuerzo de sus capacidades psicofísicas.

La Fundación Abertis organizó hoy en Madrid la jornada ‘Conducir a los 70 y a los 80’, en la que intervinieron médicos, responsables de la DGT, representantes de centros de reconocimiento médico y de asociaciones de víctimas de accidentes.

Los expertos coinciden en que no se debe poner límite de edad al permiso ordinario de conducción, siempre que se reúnan las facultades psicofísicas idóneas, porque el empleo de un vehículo conlleva para muchas personas mayores calidad de vida e integración en la vida social.

Además, según destacó Rosa Ramírez, subdirectora de Análisis de la DGT, se trata de un colectivo de conductores que aunque salgan “estigmatizados” con cierta frecuencia en noticias de accidentes de tráfico, lo cierto es que las estadísticas les sitúan a la cola en sanciones y pérdida de puntos, porque incurren en menos excesos por velocidad y el consumo de alcohol y drogas, que son los factores de más riesgo al volante.

Sin embargo, estos expertos coinciden también en que hacen falta más y mejores controles a estos conductores. Para Luis Montoro, presidente de la Fundación para la Seguridad Vial (Fesvial), es una “barbaridad” que las revisiones del carné se hagan cada cinco años a una edad avanzada, cuando a los vehículos se les exige una vez al año al poco tiempo de salir de fábrica. “Esos cinco años son un disparate”, coincidió Bonifacio Martín, secretario general de la Asociación Española de Centros Médicos Psicotécnicos (Asecemp), “a lo sumo deberían pasar dos años”.

INSPECCIONES

Precisamente, desde los centros de reconocimiento llegan buena parte de las demandas a la Administración. Piden que se les hagan más inspecciones para que los tests a los conductores sean de calidad, y que se les dé la debida formación sobre las condiciones que deben reunir automovilistas de más riesgo como los mayores.

El médico Josep Ramírez, del Instituto Guttmann, propone a la DGT que cuelgue en Internet exámenes para que los conductores mayores puedan autoevaluar de forma gratuita sus capacidades cognitivas, así como programas de mejora de sus funciones al volante.

Desde la Asociación Española de Carretera, su director general, Jacobo Díaz, cree que sería necesario mejorar la señalización y la iluminación de la red viaria, sobre todo de las carreteras convencionales, que es por dónde más se mueven las personas mayores.

Por parte de la Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes DIA, su presidente, Paco Canes, aboga por que la Administración vigile más a los centros psicotécnicos, para que los aparatos que usen estén en condiciones y debidamente homologados.

Rosa Ramírez, de la DGT, pidió también la implicación de las familias y las Administraciones sanitarias, con el fin de que notifiquen a las jefaturas provinciales de tráfico aquellos casos en los que crean que un conductor mayor no está en condiciones de sentarse al volante.

El director de la Fundación Abertis, Sergi Loughney, anunció al término de la jornada que su institución remitirá las propuestas formuladas por los expertos a la Comisión de Seguridad Vial del Congreso y a los grupos parlamentarios.

“Que la reflexión que hoy hemos hecho, con aportaciones y reflexiones tan importantes, sirvan para un buen camino”, afirmó Loughney.

El responsable de la Fundación Abertis recordó que su entidad desarrolla numerosas iniciativas de educación vial entre grupos de población especialmente sensibles para el tráfico, como los más pequeños, los jóvenes y también los mayores de 60 años.