La presidenta de la patronal aseguradora Unespa, Pilar González de Frutos, considera que “la reforma de las pensiones, por muchos que sean los desacuerdos, es cuestión de una o dos legislaturas; preferentemente de ésta misma”.

Así se expresó González de Frutos en unas jornadas organizadas por Deloitte, ‘ABC’ y Mapfre, donde añadió que “si no lo hemos reformado dentro de cinco años, será ya muy difícil que lo hagamos o, para ser más exactos, cualquier reforma que nos planteemos deberá tener perdedores”.

A este respecto, afirmó que “en términos generales, se puede decir que en el día de hoy todavía estamos a tiempo de lanzar un buen sistema de capitalización” y que “si lo lanzamos ya, todavía estaríamos a tiempo de llegar a aportarle a las personas que van a sufrir buena parte de ese recorte en la generosidad de la pensión los recursos que necesitan”.

En concreto, apuntó que “cualquiera que sea la solución que implante o en la que colabore el sector asegurador, necesita entre 15 y 20 años para madurar, para desplegar todas sus ventajas”.

“Pero, claro, eso es empezando ahora, parando el reloj y poniendo a funcionar otro, que es el del desarrollo del sistema de capitalización. Cuanto más se retrase la reforma, por mucho que quiera luego correr el sistema de capitalización, comenzarán a aparecer cohortes de trabajadores que se verán atrapadas en la menor generosidad de la pensión sin disponer de recursos adicionales de equilibrio, o disponiendo de muy pocos”, prosiguió.

Por otro lado, advirtió también de que “en apenas tres legislaturas, las personas en edad de retiro serán prácticamente uno de cada cuatro votantes y, unidos con las personas que tienen ya la pensión y la jubilación más o menos en la cabeza, supondrán en torno al 55% de la masa de voto”.

“Obviamente, la situación no tiene trazas de cambiar en el futuro, sino todo lo contrario: el sistema, de hecho, avanza hacia un futuro en el cual las personas en edad de retiro, adecuadamente articuladas para ello, tendrán en su mano decidir, simple y llanamente, quién gobierna”, apuntó.

“Si hoy los analistas políticos nos dicen que la victoria electoral está en captar el centro, no parece que tardemos mucho tiempo en escucharles decir que ganar supone captar el voto gris”, concluyó.