UGT denunció este martes que en 2016 el 50% de las pensiones no llegaron al límite que marca la exclusión social (677,6 euros al mes), por lo que reclama al Gobierno una revalorización de las pensiones en los Presupuestos Generales del Estado de 2018 de acuerdo al aumento de los precios.

En un comunicado, el sindicato denunció que esta situación “intolerable” de “pensiones de pobreza” se viene produciendo desde la reforma de las pensiones de 2013, cuya derogación pide a los grupos parlamentarios.

Para UGT, las peor paradas son las pensiones de orfandad, ya que el 86% de ellas no supera el umbral de la pobreza, mientras que entre los 2,3 millones de pensiones de viudedad esta cifra es del 69%, y del 40% entre las de jubilación.

En este sentido, UGT señaló que la reforma de las pensiones del Gobierno del PP, del 2013, “está laminando un sistema público que, año a año, aumenta su déficit; y está disminuyendo las pensiones, poniendo en peligro no solo a los pensionistas actuales, sino también a los futuros”.

Además, UGT denunció que según un estudio de la Unión Europea la tasa de reemplazo o sustitución, que compara la pensión con el último salario percibido, caerá 30 puntos durante las próximas cuatro décadas, del 79% de 2013 al 48,6% en 2060.

En este contexto, UGT recordó la convocatoria conjunta con CCOO de las marchas por ‘#PensionesDignas’ que recorrerán todo el país desde el 30 de septiembre hasta el 9 de octubre con el fin de exigir una calidad de vida digna a los pensionistas presentes y futuros.