La Federación de Empleados de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT afirmó este miércoles que las ratios actuales entre usuarios de las residencias de mayores y los trabajadores establecidas por la ley de dependencia “se están utilizando de forma engañosa”.

Según el sindicato, para cumplir dichos porcentajes, las residencias contabilizan a trabajadores que no atienden directamente al dependiente (limpiadores o cocineros) como empleados asistenciales, que sí atienden al usuario (gerocultores y enfermeros).

“Esta práctica provoca un deterioro peligroso del servicio que se presta a los usuarios que puede acabar en tragedia, como lo sucedido en una residencia pública de mayores de Arganda del Rey (Madrid)”, denunció.

Según UGT, esta situación “puede ser aún más dramática en las residencias del sector privado, donde los trabajadores en muchos casos tienen miedo a denunciar la situación”.

Por todo ello, exigió desglosar entre trabajadores que atienden directamente al dependiente (asistenciales) y los empleados en tareas como limpieza.

El sindicato recordó que en el mes de mayo ya presentó una queja ante la Defensora del Pueblo donde informaba de la situación del sector y le pedía que instara a los poderes públicos a “cumplir con su obligación de garantizar que los fondos con los que se contrata la prestación de los servicios de la Dependencia cumplan su objetivo”. UGT lamentó que aún no ha obtenido respuesta.